ENVÍOS GRATIS A partir de 20€ (Península)

Huesos Fuertes

Mostrando 1–12 de 20 resultados

A partir de los 35 años el hueso conserva su aspecto y su tamaño; pero va perdiendo su densidad, se vuelve más ligero y se fractura con mayor facilidad; de forma natural el hueso sufre un desgaste y una renovación. Cuando la masa ósea empieza a ser menor a su masa máxima, los huesos pueden empezar a debilitarse siendo más propensos a quebrarse o fracturarse. Este suceso se denomina osteopenia y es la fase previa a la osteopororis, la cual es tratada como una enfermedad ósea.

La prevención de la osteoporosis es muy importante, sobre todo, en las mujeres postmenopáusicas, donde el proceso se acelera, por la disminución de estrógenos. Principalmente el hueso está compuesto por colágeno  y fosfato cálcico.

  • El colágeno tiene la particularidad de que su renovación es muy lenta y depende de la dieta, pues la fuente de reserva del mismo son los propios huesos. Es el responsable de que el hueso sea flexible y no se rompa con tanta facilidad, también se encarga de fijar el calcio.
  • El fosfato cálcico es el que le da rigidez al hueso, el exceso de calcio hace  huesos muy duros y más fáciles de romper.

La mayor parte de los tratamientos preventivos para la osteoporosis se centran en las dietas ricas en  calcio, que frenan el desgate, sin darle importancia al colágeno y a los cofactores necesarios para la renovación del hueso. Para fijar el calcio hace falta cofactores como la vitamina D, el fosforo, el magnesio, la vitamina C… una dieta con el calcio necesario, ejercicio regular y la toma de suplementos nutricionales, es la solución más natural para la salud osteoarticular y la formación de huesos fuertes.