ENVÍOS GRATIS A partir de 20€ (Península)

La Dieta Vegana una aliada del antienvejecimiento

Dieta Vegana

Todos hemos oído hablar de las dietas vegetarianas, incluso algunos de nosotros las llevamos a cabo o estamos planteándonos en seguir alguna de ellas, y decimos alguna de ellas porque dentro de este grupo se incluyen varios tipos, desde la que no incluye carne, aves, pescado o mariscos pero incluye lácteos (lactovegetariana) o la que permite huevos y lácteos (ovolactovegetariana), hasta la que evita todos los alimentos anteriormente descritos e incluso la miel (dieta vegana). Eso si, todas ricas en alimentos vegetales cuyos componentes son buenos aliados del antienvejecimiento.

Es de la dieta vegana y de sus beneficios sobre los que vamos a hablar en este artículo.

Dieta Vegana

Tomar la decisión de seguir una dieta vegana puede verse influenciada por diversos factores:

  • Razones morales, éticas, espirituales o religiosas.
  • Defensa de los derechos de los animales.
  • Preocupaciones sociales o ambientales relacionadas con la cría intensiva de animales o la sostenibilidad.
  • Adoptar un nuevo estilo de vida e identidad.
  • Ayudar a prevenir, tratar o mejorar la salud.

Por lo que respecta a la salud, cada vez existen más estudios de investigación clínica y epidemiológica que demuestran los beneficios que tiene para la salud el seguir una dieta vegana. Como ejemplos, tenemos:

  • Reducción del peso corporal.
  • Menor incidencia del síndrome metabólico.
  • Mejora de los niveles de glucemia en personas con diabetes.
  • Mejora de la tensión arterial.
  • Menor incidencia de cardiopatía isquémica.
  • Menor incidencia de cáncer.

Todos estos beneficios influyen en la mejora de la calidad de vida por lo que la dieta vegana puede ser una buena herramienta antienvejecimiento.

Inconvenientes de la Dieta Vegana

A pesar de las buenas razones que animan a las personas a seguirla y de los beneficios que se consiguen, también es importante tener en cuenta que llevarla a cabo, al menos al inicio, requiere de un buen asesoramiento por parte de un nutricionista especializado en el tema, ya que de no ser así se corre el riesgo de tener muchos déficits nutricionales que pueden ocasionar problemas de salud y un efecto contrario al antienvejecimiento.

Es precisamente este punto, uno de los principales motivos por los que las personas dejan este tipo de dieta o, peor aún, la culpabilizan por tener carencia de nutrientes cuando en realidad es el mal planteamiento de la dieta lo que lleva a tener este tipo de problemas.

Principales déficits nutricionales

Dentro de los principales déficits nutricionales que pueden darse por no seguir una dieta vegana adecuadamente, tenemos:

  • Déficit de vitamina B12, viene a ser la principal carencia ya que ésta vitamina se encuentra presente en alimentos de origen animal, por lo que la toma de un suplemento de vitamina B12 será necesario.
  • Déficit de hierro, al igual que la vitamina B12, su principal fuente de aporte es la carne roja. Sin embargo, existen alimentos de origen vegetal que pueden aportar este mineral. Para poder aprovecharlo solo hace falta conocer que su absorción es mayor cuando se acompaña de la toma de alimentos ricos en vitamina C.
  • Déficit de zinc, también se puede obtener de fuentes vegetales.

Sin embargo, si está bien planificada se podrá aprovechar todos los beneficios que aporta a la salud, en concreto, los beneficios antienvejecimiento.

Cambios que detectan las personas que siguen una Dieta Vegana

Además de las mejoras para la salud que se han descrito anteriormente, las personas que siguen este tipo de alimentación indican otros puntos positivos en su organismo que son buenas medidas preventivas.

Algunos de ellos son:

  • Aumento de la energía.
  • Mejora del sistema inmune.
  • Mejor concentración y memoria.
  • Buen descanso nocturno.
  • Disminución de problemas digestivos, alergias e intolerancias alimentarias.

Alimentos que forman parte de una Dieta Vegana

Está claro que los alimentos que forman parte de la dieta vegana son de origen vegetal y, probablemente, lo primero que las personas se imaginan al pensar en vegetales son las frutas, verduras y hortalizas. Pero, además de estos conocidos alimentos existen otros que también forman parte de este tipo de alimentación, y cuya riqueza en vitaminas y minerales también favorecen el antienvejecimiento, como por ejemplo:

  • Cereales (trigo, centeno, avena, maíz, arroz, etc.).

Los diferentes tipos de grano que forman parte de este grupo de alimentos son indispensables en la dieta vegana. Aportan hidratos de carbono, proteínas y fibra. Siendo mejor aceptados todas las formas de grano integral. Dentro de este grupo se incluyen los pseudocereales como la quinoa y el amaranto.

También algunos productos derivados de estos cereales forman parte de esta dieta, tal es el caso del seitán, producto derivado del trigo que se conoce como carne vegetal.

  • Legumbres (lenteja, guisante, garbanzo, soja, alubia, azuki, etc.)

Estos son otros de los alimentos comunes en la dieta vegana. Su riqueza en proteínas, vitaminas, minerales y fibra las hacen imprescindibles.

Cuando se acompañan de alguna porción de cereal pueden sustituir a la carne debido a que el perfil de aminoácidos de ambos alimentos se complementa. Esta complementación permite que se obtenga una proteína de alto valor biológico (similar al de la carne).

Además, tienen la ventaja de poder consumirse como legumbre seca, fresca o germinada.

  • Semillas (girasol, calabaza, lino, chía, etc.)

Son alimentos que aportan minerales y ácidos grasos insaturados a la dieta vegana. Los aceites derivados de estas semillas son otro de los alimentos consumidos.

  • Frutos secos (nueces, almendras, avellanas…)

Estos alimentos de alto contenido en grasas insaturadas, destacan por su riqueza en minerales como calcio, magnesio, potasio, selenio, zinc.

Además, tienen capacidad para reducir el colesterol LDL ayudando a evitar uno de los factores implicados en los problemas cardiovasculares, por este motivo su consumo también favorece el antienvejecimiento.

A partir de ellas se pueden obtener diferentes diferentes tipos de bebida vegetal.

  • Algas (espirulina, agar-agar, kombu…)

La riqueza en minerales que contienen estos alimentos marinos hace que formen parte de diferentes platos de la alimentación vegana. Algas como la espirulina, además de aportar minerales y vitaminas, destaca por su contenido proteico.

Una de las algas empleadas en la repostería vegana es el agar-agar, que se obtiene a partir de las algas rojas como el gelidium. Esta alga se somete a desecación y luego se transforma en fábrica agar-agar. En el mercado se comercializa en forma de filamentos, copos o polvo.

Crema de calabaza vegana (Tiempo de preparación 45 min. 6 personas)

 

Ingredientes:

  • 100 g de sésamo
  • 1 kg de calabaza
  • 15 ml de “nata” vegetal
  • 3 o 4 cucharadas soperas de aceite vegetal
  • 1 cubito de caldo vegetal
  • 1 cucharadita de azúcar moreno
  • 4 g de cardamomo
  • 1 rama de canela
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación:

  • Pelar y cortar la calabaza en cuadros pequeños.
  • Poner el aceite en una cazuela y calentar ligeramente.
  • Añadir la calabaza, la canela y el azúcar. Cocer a fuego bajo durante 10 minutos, removiendo para que no se pegue
  • Añadir agua hasta cubrir la calabaza (un par de dedos por encima de esta) y el cubito de caldo vegetal.
  • Cocer a fuego medio durante 30 minutos. Ir comprobando la cocción de la calabaza pinchándola con un cuchillo.
  • Una vez esté lista, retirar la canela, dejar que enfríe un poco y luego batir con la nata vegetal.
  • Servir en boles individuales y espolvorear las semillas de sésamo en cada ración.

Related products