ENVÍOS GRATIS A partir de 20€ (Península)

Piel, huesos, músculos y articulaciones sanas con colágeno

Categorías:
Noticias

El colágeno es la proteína más abundante del cuerpo humano, forma parte de la estructura del tejido conjuntivo y envuelve músculos y órganos vitales. Es imprescindible para el buen mantenimiento de la piel, huesos, ligamentos, tendones, cartílagos y vasos sanguíneos.

Como todas las proteínas, el colágeno está formado por largas cadenas de aminoácidos entrelazadas originando triples hélices, fibras que garantizan la resistencia y la flexibilidad de los tejidos. Además, contiene antiinflamatorios de forma natural, en concreto un 15% de glucosamina y un 15% de sulfato de condroitina.

La síntesis endógena de colágeno empieza a disminuir a los 30 años y a partir de los 50 años la degradación es mucho mayor, sobretodo en mujeres por los cambios hormonales de la menopausia. Pero la edad no es el único factor asociado, el proceso de degradación de esta proteína puede ser mayor por una falta de nutrientes, estrés o falta de sueño y en personas con sobrepeso, sedentarias, que acostumbren a cargar peso o deportistas sometidos a un entrenamiento intenso.

Consecuencias de la pérdida de colágeno:

  • Mayor porosidad de la matriz ósea, lo que aumenta el riesgo de padecer osteopenia e incluso osteoporosis.
  • Desgaste articular y menor movilidad, lo que provoca una mayor probabilidad de artrosis. Según datos de la OMS, la artritis reumatoide afecta a más de un 30% de la población mundial.
  • Dolores musculares típicos de la fibromialgia.
  • Aumento de la fragilidad de los capilares sanguíneos, se traduce en frecuentes hematomas sin causa.
  • Disminución de la firmeza de la piel, mayor flacidez y líneas de expresión.


¿Cómo podemos asegurar el aporte de colágeno?

Intentar asegurar los requerimientos de colágeno sólo a través de la alimentación es complicado. Se encuentra en partes gelatinosas de los animales como los callos o manitas de cerdo, alimentos de los que no es recomendable abusar. Por lo tanto, será más recomendable llevar una dieta saludable con cereales integrales ricos en vitaminas del grupo B, verduras y hortalizas y proteínas de alto valor biológico, sin olvidar las proteínas vegetales. Otra buena medida será tomar un complemento alimenticio con colágeno para garantizar unos niveles óptimos.

Existen varios formatos de suplementos de colágeno en el mercado: comprimidos, cápsulas, polvos, cremas faciales o inyecciones de colágeno. El problema con la cosmética es que las cremas sólo actúan en la epidermis, la capa más superficial y las inyecciones tienen una duración determinada de unos meses. La mejor opción será la combinación de cosmética con nutricosmética.

¿Qué formato de suplemento es el más adecuado?

El colágeno es una proteína muy compleja, por lo que su absorción también lo es, apenas podríamos absorber el 1% y tendríamos una digestión muy pesada. Para obtener el máximo beneficio se recomienda tomarlo preferiblemente en polvo soluble e hidrolizado. La hidrólisis del colágeno consiste en la fragmentación de grandes moléculas de aminoácidos que dan lugar a otras con menor peso molecular y de más fácil digestión, llamados péptidos de colágeno. La absorción del colágeno hidrolizado supera el 80%.

¿Cómo actúa en nuestro organismo una vez ingerido?

El colágeno hidrolizado es mucho más capaz de atravesar la barrera intestinal y a través del corriente circulatorio llegar a los tejidos para poner en proceso la síntesis endógena de colágeno. Las células que lo llevan a cabo, entre otras, los condrocitos en los cartílagos, los osteoblastos en los huesos y los fibroblastos en la piel y el tejido conjuntivo, son las responsables de la regeneración de estos tejidos.

¿Cuándo lo puedo tomar?

La mejor hora para tomarlo es por mañana en ayunas, ya que debido a la vacuidad gástrica aseguramos que no se produzcan interferencias metabólicas con otros nutrientes que compitan por ser absorbidos en el tracto digestivo.

¿Cuál es la cantidad recomendada?

La cantidad recomendada es de 8-10g de colágeno/ día.

Una buena opción para cuidar nuestra piel, huesos, músculos y articulaciones es la proteína de guisante con péptidos de colágeno y cacao. La combinación de proteínas vegetales junto con el colágeno hidrolizado (Naticol®) le confiere un contenido proteico de alto valor biológico.

Naticol® es un péptido de colágeno extraído a partir de la piel y escamas de pescado y tiene un peso molecular muy bajo, aportándole una digestibilidad mucho mayor que el de origen porcino o bovino. Cada dosis diaria de la mezcla aporta 5000mg de colágeno tipo I y III. El colágeno tipo I es el mayor constituyente estructural, determina el comportamiento mecánico de los tejidos conectivos como los tendones. El de tipo III es el segundo más abundante, se encuentra también en los tejidos conectivos y en las paredes del intestino, vasos sanguíneos y músculos.

La proteína de guisante amarillo (Pisum Sativum), aporta de forma natural un elevado contenido de aminoácidos esenciales. Particularmente es rica en aminoácidos de cadena ramificada, leucina, isoleucina y valina, que juegan un papel fundamental en la síntesis de proteínas musculares. Además de incrementar la masa muscular, se ha comprobado que aumenta la resistencia física y disminuye la fatiga durante el ejercicio.

El cacao es otro de los componentes que se encuentran en la mezcla por el aporte de antioxidantes como los flavonoides. Estos son importantes para el mantenimiento de la elasticidad de los vasos sanguíneos favoreciendo una buena circulación. Contiene minerales como el magnesio, hierro, cobre, potasio y fósforo que participan en el mantenimiento del tejido conectivo, el metabolismo energético, función muscular y transporte de oxígeno.

Las proteínas desarrollan funciones vitales para nuestro organismo, por lo que es importante asegurar los requerimientos diarios e informarnos por un profesional si queremos consumir el complemento nutricional que mejor se adecúe a nuestras necesidades.