ENVÍOS GRATIS A partir de 20€ (Península)

Aumentar las defensas: clave para evitar los resfriados

Categorías:
Noticias
resfriados

El inicio de las bajas temperaturas comienza en otoño y aunque en esta estación del año el frío no es tan intenso, las cálidas temperaturas empiezan a dejar de sentirse. Pero este año el buen tiempo nos ha acompañado más de lo debido y, como nos encanta, hemos seguido disfrutando del calorcito: yendo a la playa, exponiéndonos a los aires acondicionados, entre otros hábitos, que no nos hacían tener en cuenta que debíamos prepararnos para el cambio de estación.

Entonces, de un día para otro las temperaturas han bajado bruscamente y no hemos tenido tiempo de preparar nuestras defensas para afrontarlo.

A pesar de esto, todavía estamos a tiempo de tomar las medidas necesarias para fortalecer nuestras defensas y ayudar a prevenir los molestos resfriados. Te explicamos consejos clave para evitar resfriados.

 

Importancia de nuestro sistema de defensas

Afortunadamente, nuestro organismo dispone de un complejo sistema formado por células y otros componentes que se encargan de mantenernos protegidos del ataque de diferentes agentes externos como los virus y bacterias que pueden afectar nuestra salud. Para ello, éste debe mantenerse en buenas condiciones y, así, poder llevar a cabo sus labores de defensa.

En temporadas frías existen virus que entran en contacto con las mucosas de la nariz y los ojos, zonas que les resultan favorables para su multiplicación. Hace un par de años, un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Yale demostró que los rinovirus (microorganismos causantes del resfriado común) no son capaces de reproducirse a temperatura corporal (37ºC). En cambio, sí se multiplican rápidamente a temperaturas más bajas (33ºC) como las que llegan a alcanzarse en la zona de la nariz en las temporadas de frío, lo que podría explicar porque en el otoño-invierno nos resfriamos más. Al parecer, otro aspecto que se pudo comprobar es que el funcionamiento del sistema inmune a temperaturas más bajas se enlentece.

A continuación, recopilamos unos cuantos consejos que pueden ayudar a fortalecer nuestras defensas, para que estén preparadas ante el ataque de diferentes microorganismos, especialmente, en esta época del año.

Consejos para proteger nuestras defensas en temporadas de frío

–          Respetar las horas de descanso. La cantidad de horas y la calidad del sueño son importantes para mantener fuertes nuestras defensas, pues mientras dormimos se producen anticuerpos que nos pueden proteger de los resfriados y otras afecciones parecidas.

–          Evitar la exposición a humos de tabaco. Las sustancias contaminantes alteran las vellosidades de la zona de la nariz debilitándolas e impidiendo que puedan realizar  su función protectora correctamente lo que permite la fácil entrada de los microorganismos patógenos.

–          Tomar medidas para reducir el estrés. Ya sea mediante terapias de relajación, mejor organización de las labores u otras medidas, reducir los niveles de estrés favorecerá que nuestras defensas no se resientan, pues su exceso favorece el aumento de hormonas que pueden reducir el buen funcionamiento del sistema inmunológico.

–          Aumentar el consumo de frutas, verduras y hortalizas. Estos alimentos ricos en vitaminas y minerales son buenos aliados protectores de la salud. Sobre todo, debemos incluir a diario una pieza de fruta cítrica, ya que el consumo de vitamina C favorece el aumento de las defensas, reduciendo las posibilidades de contraer un resfriado y su duración en caso de padecerlo. Para aquellas personas poco consumidoras de frutas y verduras, la toma de un suplemento de vitamina C es la mejor opción de ayuda.

 

–          Mantener unos niveles óptimos de vitamina D. Esta es otra de las vitaminas que tiene un rol importante en la regulación del sistema inmune pudiendo reducir el riesgo de ciertas infecciones víricas y bacterianas estacionales. En esta temporada invernal en la que  los rayos solares son escasos, la síntesis de vitamina D en nuestro organismo está reducida, por lo que añadir un suplemento a nuestra alimentación resultará conveniente.

–          Reforzar nuestra microbiota intestinal. El correcto equilibrio de la microbiota intestinal es un punto importante que debe tenerse en cuenta ya que su buen estado se relaciona positivamente con el funcionamiento del sistema inmunológico. Para favorecer el crecimiento de la flora intestinal, la toma de un complemento probiótico puede ayudar a evitar alteraciones que resulten perjudiciales para las defensas de nuestro organismo.

–          Tomar un complemento que ayude a tus defensas. Existen diferentes ingredientes en el mercado indicados para potenciar el sistema inmunológico, dentro de los cuales, el que ha demostrado ser eficaz para estimular las defensas naturales es la papaya verde fermentada. Los complementos a base de este componente son una gran ayuda para prevenir los resfriados y, en especial, para aquellas personas que los padecen continuamente.

Como vemos existen diferentes formas para preparar nuestras defensas y poder hacer frente al ataque de los microorganismos. Antes de que llegue el invierno, pongamos en práctica estos consejos, así tendremos menores probabilidades de vernos afectados.