ENVÍOS GRATIS A partir de 20€ (Península)

Reduce los signos de la edad con los suplementos alimenticios antienvejecimiento

nutricosmetica antienvejecimiento

Tarde o temprano nos tenemos que enfrentar a un proceso tardo e inevitable: el envejecimiento. ¡El envejecimiento es nuestra peor asignatura pendiente! Pensamos que hacernos mayores implica sufrir obligatoriamente alguna enfermedad o patología que nos perjudique gravemente. Incluso el simple hecho de verse con arrugas, con manchas en la piel o incluso flacidez en la piel nos aterra. ¡Pero estamos equivocados! Envejecer no significa que tenga que ser necesariamente desagradable. No podemos revertir el proceso de envejecimiento, pero sí minimizar sus efectos. Una de las mejores formas es reducir los signos de la edad con los suplementos alimenticios antienvejecimiento.

A medida que pasan los años, el organismo empieza a decaer. Los genes no pueden revertir el proceso de envejecimiento. A nivel interno, las células se dividen con mayor lentitud, el metabolismo se ralentiza, tenemos el sistema inmunitario más decaído, nos cuesta recuperarnos tras sufrir una herida o una fractura. A nivel externo, nos sentimos menos eficientes, menos fuertes, menos flexibles y nos sentimos más incómodos con nuestro físico.

Todos queremos luchar contra los signos de la edad. Sabemos que los alimentos tienen un efecto decisivo sobre nuestro humor, nuestra piel, salud y belleza. Sin embargo, debido a la sobre explotación del terreno, hemos perdido la capacidad de la materia prima que comemos. Incluso la dieta más cuidada, actualmente, suele tener carencias en vitaminas o minerales. Estas carencias pueden causar un envejecimiento prematuro y es por ello que se hace necesario complementar la dieta con algún suplemento nutricional que nos aportará el deseado efecto que tanto queremos: el antienvejecimiento.

 

La nutricosmética, la intersección entre la alimentación y el cuidado personal

La nutricosmética nace como la respuesta de la necesidad y el interés de aportar al cuerpo nutrientes que mejoren la salud y la belleza. No solo complementa la alimentación y la nutrición, si no que también contribuye a resaltar los cuidados cosméticos con los que nos tratamos.

Los productos de uso tópico, como cremas, serums, aceites, etc. no llegan a las células más profundas de la piel. Los productos nutricosméticos sí que lo hacen. Estos suplementosalimenticios antienvecimiento suplen un amplio abanico de carencias y alteraciones estéticas.

A la pregunta de si es posible el antienvejecimiento, la respuesta es: ¡Sí, es posible! Se puede minimizar sus efectos siempre y cuando incorporemos en nuestras rutinas del día a día las fórmulas adecuadas que favorezcan un tratamiento antiaging.

Para que el tratamiento obtenga los mejores resultados posibles, lo ideal es que tengamos un plan personalizado. No todos tenemos las mismas necesidades ni seguimos las mismas pautas de alimentación. Es importante que se acuda a un profesional de nutricosmética y antienvejecimiento que nos asegure que la rutina que vamos a tomar sea un éxito.

Gracias a un tratamiento antienvejecimiento mejoraremos aspectos relacionados con la salud como:

Otros aspectos que mejoraremos es nuestro aspecto físico. Es posible mejorar el estado de la piel, la hidratación de la misma, del cabello, fortalecer las uñas, reducir la flacidez, reducir arrugas, etc.

Cada suplemento alimenticio debe adecuarse al problema y al momento vital de cada uno. Estos tratamientos que actúan desde el interior, contribuyen a corregir las alteraciones estéticas y contribuir al efecto antienvejecimiento.

 

Suplementos alimenticios antienvejecimiento

Pese a que comentábamos en el apartado anterior que el mejor tratamiento es aquel personalizado y dirigido por un profesional, queremos mostrarles unos de los suplementos alimenticios antienvejecimiento más utilizados.

vitamina C

Resveratrol

El resveratrol es un polifenol com potentes propiedades antioxidantes Los componentes antioxidantes contribuyen a reducir el estrés oxidativo que se genera en nuestro organismo debido al estrés, acción de contaminantes externos, hábitos tóxicos…

En la piel ayuda a generar fibroblastos y queratinocitos contribuyendo a rejuvenecer la piel y al antienvejecimiento y a reducir las arrugas, la flacidez y reduciendo las manchas que aparecen debido a la exposición solar.

Por otro lado, gracias a sus diversos estudios, es ideal como complemento coadyuvante a dietas de pérdida de peso, ya que aumenta los niveles de adipocectina que es una hormona que mantiene la sensibilidad a la insulina.

En la alimentación, se encuentra en la piel de la uva, en fresas, frutos rojos y arándanos.

 

Coenzima Q10

La coenzima Q10 es una sustancia que aporta energía a nuestras células. En concreto, el mecanismo de acción es que ayuda a producir una molécula como el trifosfato de adenosina o ATP. El ATP es el combustible que ayuda a mantener las células activas.

A medida que envejecemos, producimos menor cantidad de coenzima Q10 y como resultado, nuestras células no funcionan correctamente. Por otro lado, personas con enfermedades cardiovasculares, Parkinson y/o diabetes entre otras patologías, suelen tener niveles más bajos de Coenzima Q10. Resulta un complemento ideal antienvejecimiento.

 

Omega 3 y Vitamina D

Es uno de los pilares de los tratamientos antienvejecimiento. Los complementos ricos en omega 3 son ideales para:

  • Mejorar la circulación,
  • Mantener la tensión arterial en condiciones saludables
  • Reducir los niveles de colesterol en sangre
  • Mejorar el rendimiento del corazón
  • Mejorar el funcionamiento del cerebro y la visión en condiciones saludables.

Además tiene propiedades antiinflamatorias y anticoagulantes. Los alimentos que contienen omega 3 son pescados azules, nueces, aguacate, etc. A partir de los 40 años se recomienda complementar la dieta con omega 4 de manera permanente, ya que es difícil conseguir la IDR (Ingesta dietética recomendada).

La Vitamina D es otro componente esencial para el antienvejecimiento. Combinado con los Omega 3 potencia el efecto mencionados anteriormente de estos ácidos grasos.

La vitamina D, contribuye a mantener el sistema inmunitario en condiciones saludables y también es necesario para mantener los huesos sanos y reducir el riesgo de pérdida de masa ósea: osteopenia o osteoporosis.

 

Vitamina C

La vitamina C es una vitamina hidrosoluble presente en alimentos cítricos como naranja, mandarinas, kiwis, papaya, acerola, etc. Es un potente antioxidante que ayuda a neutralizar el efecto de los radicales libres.

Es conocida por su papel en el sistema inmunitario y como prevención a la infección. Recordamos el blog donde explica la relación entre el sistema antioxidante y el sistema inmunitario.

Finalmente como complemento antienvejecimiento, contribuye a la producción de colágeno mejorando la consistencia de la piel, mejorando la cicatrización y aportando firmeza y apariencia juvenil.

 

 

Nutrir el cuerpo desde el interior es el mejor tratamiento antienvejecimiento. No olvide visitar el especialista y tratar su organismo desde el interior.

 

Miriam Barceló Camacho

Dietista/Nutricionista

Related products

  • ACTIVE RESVERATROL 30 cápsulas

    46,35 Iva incluido
  • skinpro

    SkinPro 273 g

    160,90 Iva incluido
  • MorEPA Platinum 60 perlas

    MorEPA Platinum 60 perlas

    52,47 Iva incluido
  • SkinMatrix

    SkinMatrix – 90 tabletas

    82,76 Iva incluido