ENVÍOS GRATIS A partir de 20€ (Península)

Importancia de la protección solar como medida antienvejecimiento.

Categorías:
Antienvejecimiento

A todos nos gusta lo bien que sienta el verano, disponemos de más días soleados que llenan de energía, de rayos solares que mejoran nuestro tono facial y, además, absorbemos mayor cantidad de vitamina D por lo que valoramos mucho estos beneficios para nuestro organismo y, al mismo tiempo, para nuestro aspecto.

Por otro lado, estamos pendientes de las tendencias “antiaging” antienvejecimiento pero, nos olvidamos de algo muy importante como es, ser moderados a la hora de exponernos al sol,  ya que a pesar de los efectos positivos indicados, lejos de beneficiarnos, una sobreexposición al sol puede resultar dañina. Por ello, es recomendable tomar las medidas protectoras necesarias para evitar efectos nocivos solares como, el envejecimiento prematuro de la piel o en el peor de los casos cáncer de piel.

Para conocer más sobre este tema os vamos a explicar la importancia de la protección solar como medida antienvejecimiento.

Envejecimiento prematuro de la piel

A pesar de que el envejecimiento cutáneo es un signo propio del avance de la edad en el que, además, intervienen otros factores como la genética y la nutrición, se considera que hasta un 90% de las alteraciones que ocurren en la piel se deben al envejecimiento causado por los perjudiciales rayos UV del sol.

Los daños más evidentes que se manifiestan en la piel por una sobreexposición al sol, son manchas oscuras, formación de arrugas, sequedad extrema, engrosamiento de la piel, quemaduras, queratosis actínica (factor de riesgo para la aparición de carcinoma) e incluso la aparición de melanomas.

En el caso de las manchas oscuras, estas suelen aparecer como resultado del aumento del tamaño de los melanocitos y su acúmulo en diferentes áreas corporales. Por otro lado, debido a que la exposición continuada al sol favorece la pérdida de colágeno y elastina, la piel se torna más fina y transparente lo que ocasiona que esos acúmulos de melanocitos se noten con facilidad, dando lugar a la aparición de las llamadas manchas del envejecimiento. A su vez, esta pérdida de colágeno y elastina favorece la aparición de arrugas y la pérdida de firmeza.

Respecto a las quemaduras solares, se sabe que estas aparecen cuando la melanina ve superado su efecto protector, para actuar frente a los rayos UV. Esto suele darse con mayor frecuencia en personas de piel clara.

Cabe indicar que estos efectos nocivos tienen efecto acumulativo, pudiendo no observarse los daños en etapas tempranas pero si, posteriormente.

Medidas de prevención frente a los rayos solares

Si nuestra idea es aprovechar el verano, ya sea en el mar, en la montaña e incluso en el día a día en la ciudad, recomendamos tomar las siguientes medidas antienvejecimiento:

  • Evitar la exposición al sol en horas de mayor intensidad (de 12h a 16h).

  • Utilizar crema con factor de protección solar, preferentemente 30 para uso corporal y de 50 para uso facial. Su aplicación ha de ser en todas las partes expuestas al sol. El uso de una barra de labios con factor de protección solar también es conveniente. Es necesario volver a aplicar la crema cada dos horas o después de haberse dado un baño en el mar.

  • Mantenerse bien hidratado en esta época del año, es tan necesario para nuestro organismo como para el buen aspecto de la piel.

  • Usar crema hidratante a diario, a ser posible, que contengan colágeno, ácido hialurónico, entre otros nutrientes, que frenen la aparición de arrugas y la pérdida de elasticidad. Si además, disponemos de cremas u otros cosméticos que aporten en su composición vitaminas C y E, gracias a su efecto antioxidante, ayudaremos a evitar el daño de las células de la piel y la hiperpigmentación.

  • Emplear gafas de sol, sombrero y sombrilla, sobre todo, si son varias las horas de exposición al sol. Aun así, muchas horas no son convenientes.

  • Recuerde que las superficies del agua y la arena reflejan los rayos y pueden quemar la piel.

Como hemos comentado al inicio, la exposición al sol nos aporta una serie de efectos positivos, que si se acompañan de moderación y las correspondientes medidas preventivas, nos permitirán evitar un envejecimiento prematuro y poder lucir sanos y saludables.