ENVÍOS GRATIS A partir de 20€ (Península)

Mindfulness, el gran aliado para el antienvejecimiento de los telómeros

mindfulness y telomeros

Volvemos al trabajo y al estrés que éste puede conllevar. Sin embargo, la clave del éxito para volver a la rutina es ¡ser positivo! ¿Alguna vez has oído hablar del término Mindfulness? El mindfulness se traduce como “Atención Consciente o Atención Plena”. Es un estilo de vida que te ayudará a reducir el estrés, la ansiedad, mejorar la concentración, la sensación de bienestar y además, ¡previene el antienvejecimiento!. ¿Cómo? Recientes estudios han demostrado que practicar Mindfulness puede ayudar a contribuir al alargamiento los telómeros.

Nuestro reto desde AntiaginShop es que las personas gocen de las mejores condiciones de salud y de la mayor calidad de vida posible. Con el paso de los años, el riesgo de sufrir enfermedades aumenta, el cual puede llegar a afectar a la independencia tanto física como emocional.

 

Factores para prevenir el antienvejecimiento

Siempre estamos hablando de que el estilo de vida es importante para prevenir el antienvejecimiento. Realizar ejercicio, una alimentación sana y equilibrada, no abusar de hábitos tóxicos, vivir libre de estrés, son unos buenos aliados contra el antienvejecimiento. De lo contrario, factores como la obesidad, el sedentarismo, consumir alimentos azucarados, el alcohol, la falta de sueño, problemas emocionales/ psicológicos… perjudican gravemente nuestra salud y contribuye negativamente.

A simple vista, los factores asociados al estilo de vida como el deporte o la alimentación pueden parecer objetivos más tangibles. Objetivos que, realizandolos adecuadamente, se obtienen resultados visibles en poco tiempo. Por ejemplo, en casos de sobrepeso u obesidad, realizar dieta y ejercicio diario mejora la calidad de vida de la persona que la realiza. Al perder peso, nos encontramos más activos, de mejor humor y reducimos el riesgo de sufrir enfermedades asociadas como la diabetes, hipercolesterolemia, hipertensión, entre otras. Pero cuidado, es importante concienciarnos de este concepto no es solo válido en casos en los que se requiere una pérdida de peso. Realizar ejercicio diario y una dieta equilibrada son unos gran aliados del antienvejecimiento, aunque tengamos un peso ideal.

dieta equilibrada

Sin embargo parece desconcertante que estar de buen humor y libre de estrés nos ayude en nuestra constante lucha del antienvejecimiento. ¡Increíble pero cierto! El investigador del Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud, Javier García Campayo, al frente del equipo que lidera la investigación de mindfulness en España, ha presentado un estudio que reflejan que el mindfulness actúa sobre el ADN y previene el antienvejecimiento. Pero antes de adentrarnos en este estudio, primero tenemos que conocer dos términos. Qué es el mindfulness, qué son los telómeros y qué tienen que ver con el antienvejecimiento.

 

Mindfulness

Atención Consciente, Atención Plena o Mindfulness. Es una técnica de relajación que consiste en estar plenamente consciente. La práctica consiste en prestar atención de las distintas experiencias del momento, tomar consciencia, atención del presente.

Normalmente tenemos muchos frentes abiertos en nuestra cabeza. El trabajo, la familia, amistades, las cosas de casa, nuestros propios objetivos… Solemos vivir bajo presiones, estrés y eso nos hace vivir en modo “piloto automático”. Prestamos poca atención a las actividades que realizamos en el momento en que vivimos porque en el fondo nuestra mente está pensando en otra cosa completamente diferente.

La técnica de Mindfulness, por lo tanto, consiste en centrarnos en el presente, hacernos conscientes de las tensiones opuestas que crean nuestros impulsos y prolongar las experiencias positivas que nos proporcionan placer. En definitiva, aceptar nuestras emociones tal y como son. De esta manera conseguiremos eliminar la sensación de frustración o ansiedad que tenemos cuando nos enfrentamos a situaciones difíciles. Es cierto que no podemos evitar ni borrar todas las cosas negativas que nos suceden o que nos pueden causar ciertos hechos, pero sí podemos reducir su intensidad llegando a controlar nuestro estado mental y emociones desde la libertad, el conocimiento y la aceptación.

 

Telómeros

El proceso de envejecimiento sigue siendo un misterio del cual se sigue estudiando. Una de las teorías más respaldadas es la teoría de los telómeros. La ciencia ha demostrado el papel fundamental que juegan los telómeros en el proceso de control y 

 

regulación de la división celular. Así pues, la longitud telomérica se considera uno de los biomarcadores más precisos del antienvejecimiento. Pero, ¿qué son realmente?

 

Descubrimiento de los telómeros

Gracias al estudio que realizó Leonard Hayflick en 1961, descubrió que las células no son inmortales ni pueden dividirse indefinitivamente. Durante este estudio, cultivó células y, después de un determinado número de divisiones, estas siempre acababan muriendo.  Trató de congelarlas y cuando reanudaba la investigación, las células morían después de dividirse un número similar a las veces anteriores. Así pues valoró que de alguna manera las células recordaban las divisiones que habían realizado antes de esa hibernación. Finalmente concluyó que cada célula tiene una especie de contador de divisiones (el límite de Hayflick) del cual vienen regulados por los telómeros.

 

Telómeros y telomerasa

Los telómeros son compuestos de ADN y proteínas, localizados en los extremos de los cromosomas. Su función principal es proteger a la célula en los procesos de fusión y degradación. Cuando una célula se divide, el material genético se duplica, de manera que la nueva célula tiene el ADN de la célula madre. El proceso de división, sin embargo, es incompleta y los cromosomas pierden algo de ADN de sus extremos, es decir, se acortan los telómeros. Cuando la longitud de la célula se reduce por debajo de cierto umbral, la célula muere.  

Así pues, hay una relación entre la longitud telomérica y nuestra edad, siendo los telómeros uno de los biomarcadores más precisos de nuestro antienvejecimiento.

El acortamiento paulatino de los telómeros es inevitable, pero si se puede regular a través de una enzima llamada telomerasa. Esta enzima es capaz de regenerar o retrasar la longitud de los telómeros. ¿Cómo? Añade nuevos pares de bases al final del cromosoma.

Sin embargo, la producción de telomerasa disminuye con el tiempo, es por ello que aumenta la velocidad del deterioro celular. La longitud telomérica permite determinar la edad biológica de las células en contraposición de la edad cronológica. Para mantener esta longitud, es preciso que se trabaje tanto por proteger la telomerasa como en cuidar los factores asociados al medio ambiente y al estilo de vida. Hábitos negativos como el tabaquismo, la obesidad, consumo de alcohol, sedentarismo, estrés y la mala alimentación afectan negativamente y contribuyen negativamente al desgaste telomérico y al proceso de antienvejecimiento.

 

Mindfulness y antienvejecimiento

Retomamos este blog por la parte que nos interesa: el estudio que muestra que mindfulness actúa sobre el ADN y previene el antienvejecimiento. Nos preguntamos entonces, ¿cómo puede prevenir el antienvejecimiento? ¡La respuesta a esta pregunta es gracias a los telómeros!

Telómeros relativamente cortos se consideran un marcador de envejecimiento acelerado. En el estudio se ha comparado personas que practicaban meditación frente a otras que no lo hacían. La práctica comparaba individuos sanos, de la misma edad y del mismo sexo. Al final del estudio se corroboró que la longitud de los telómeros era significativamente mayor en los meditadores. Este estudio, concluía que la meditación continuada podría alargar la esperanza de vida y, además, prevenir el envejecimiento del cerebro y mejorar la agudeza visual.

Otro estudio realizado por Linda Carlson, realizaron un estudio similar del cual llegaron a la misma conclusión. Demostraba que el estrés y las emociones negativas provocan que se liberen hormonas que pueden ayudar a contribuir a reducir la telomerasa. Así pues, las personas que no realizaron meditación tenían unos telómeros más cortos en comparación con aquellas personas que sí que meditaban.

 

¿Cómo empezar a practicar Mindfulness?

Visto los beneficios de practicar meditación y ver la asociación que hay entre el estrés y el antienvejecimiento. Nos planteamos la siguiente pregunta: ¿Cómo empezar a practicar Mindfulness?

El concepto es simple, pero no es fácil. Para practicar mindfulness es necesario realizar una práctica de relax y dejar la mente en un estado de relajación. Podemos empezar con ejercicios fáciles para empezar a practicar:

  1. Concéntrate en tu respiración. En todas las prácticas de relajación, la respiración es muy importante. Sé consciente de nuestro cuerpo y de todo cuanto nos rodea.
  2. Trata de jugar con la atención, déjala en blanco y luego focaliza algo concreto. Realiza este ejercicio para dispersar y concentrar tus pensamientos. Con la práctica, aprenderemos a centrarnos en el presente y no en los habituales pensamientos que nos llevan al pasado o se anticipan al futuro.
  3. Identifica tus emociones. Cuando te concentras, el pensamiento y las emociones trabajan en conjunto. Trata de sobrellevar esas emociones, observar cómo son y cómo nos hacen sentir. Pero no las intentes reprimir ni eliminar.
  4. Visualiza el momento en el que vivimos y no te dejes influenciar por las emociones o sensaciones.  Podemos caer en el error de dejarnos llevar por aquello que sentimos y no centrarnos en el momento presente.
  5. Toma consciencia de tu cuerpo. Frecuentemente nuestras emociones se esconden en forma de sensaciones corporales. Depende de la persona los nervios se pueden manifestar de muchas maneras diferentes, problemas digestivos, musculares, de la piel, etc. Cuando practiques mindfulness, presta atención a tu cuerpo y se consciente de sus sensaciones.

Recuerda: Adopta una postura de concentración sobre lo que pasa a tu alrededor. El Mindfulness es nuestro gran aliado para el antienvejecimiento de los telómeros.

Esperamos que la vuelta a la rutina sea más llevadera y recordamos los consejos sobre cómo liberarse del síndrome postvacacional.

Related products