fbpx

Envejecimiento activo la clave para vivir más y mejor

Envejecimiento activo con Chronoshield

El envejecimiento es la asignatura pendiente que nadie quiere escuchar hablar. La idea de envejecer aterroriza. Pero ¿por qué? Porque lo asociamos con enfermedad. Sin embargo, envejecer no es una patología, sino que es una característica más de la vida. En este post os hablaremos que entendemos por envejecimiento activo, cómo y porqué envejecemos. Finalmente comentaremos como podemos ayudar a envejecer de forma saludable con Chronoshield.

 

Que es envejecimiento activo

Para entender el concepto debemos saber cómo nace el envejecimiento activo. La idea surgió en el 2002 por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“El envejecimiento activo es el proceso en que se optimizan las oportunidades de salud, participación y seguridad a fin de mejorar la calidad de vida de las personas a medida que envejecen” OMS

Este concepto se desarrolló partiendo de la definición de envejecimiento saludable (healthy ageing) y al interés sobre envejecer pudiendo ser activos e independientes. La OMS hace hincapié en la necesidad de actuar en múltiples sectores y teniendo en cuenta el nivel de la comunidad, los aspectos culturales y diferencia de género. Así pues, utiliza un enfoque y un concepto más amplio de salud, como el bienestar biológico, psicológico, económico y social. Ver más en el siguiente link.

La OMS apuesta por un envejecimiento activo. Un envejecimiento que mejore la calidad de vida de las personas durante el proceso de envejecimiento.

Pero para conseguir un envejecimiento saludable, es preciso actuar cuanto antes mejor. A continuación os enseñamos una de las causas por las cuales envejecemos y cómo podemos ralentizar este efecto.

 

¿Por qué envejecemos?

El envejecimiento es un proceso complejo. Se podría decir que es la acumulación de daños a lo largo del tiempo. Envejecer conduce a una creciente fragilidad en células, órganos y del organismo en sí mismo. Como hemos mencionado en anteriores posts, una de las teorías del envejecimiento es la teoría de los telómeros. Esta teoría, además, se ve respaldada por el daño ocasionado a las proteínas debido al estrés oxidativo.

El envejecimiento es el conjunto de cambios que se acumulan con el tiempo debido a la creciente producción de proteínas dañadas.

Hacemos memoria. Los telómeros son regiones del ADN, localizadas en los extremos de los cromosomas y asociados a proteínas. Su función principal es la de proteger a la célula cuando esta se multiplica y se divide. Cuando una célula se duplica, también lo hace su material genético. Sin embargo, esta multiplicación, que debería ser idéntica, realmente no lo es, ya que en el proceso se acortan los telómeros.

Es un acortamiento paulatino que empieza desde el mismo momento en que nacemos hasta que morimos.

La teoría de los telómeros, va de la mano el principio fundamental de que el envejecimiento se debe a la acumulación de daño a las proteínas. Comentábamos que los telómeros están asociados a proteínas. Las proteínas son imprescindibles para la vida. Son tanto las herramientas como el material de construcción de las células. Con el tiempo, las proteínas se dañan y pierden sus funciones. Es fundamental protegerlas para mantener las células sanas. Así mismo, hemos de proteger las proteínas de la degradación para proteger los telómeros.

¿Qué causa el daño a las proteínas?

La causa de esta acumulación de daños es compleja. Su dificultad se debe a la complejidad misma del organismo.  Pero, principalmente, hay dos factores principales:

  • Corrosión u oxidación de las proteínas.
  • Pérdida de capacidad de las proteínas para mantener su forma y estabilidad.

El envejecimiento se debe a la corrosión y a la acumulación de las proteínas por falta de degradación. Cuando somos jóvenes, hay poco daño proteico. El organismo es capaz de limpiar los deshechos. Con la edad y el incremento de la oxidación, este sistema de limpieza se daña, volviéndose menos eficiente y las proteínas dañadas se acumulan.

 

¿Cómo intervenimos a minimizar el daño de las proteínas?

Para minimizar el daño de las proteínas es necesario reducir la oxidación y protegerlas. Esta oxidación puede ser producida por el propio organismo, o bien por factores externos como la radiación UV, la contaminación, el humo del tabaco, los pesticidas etc.

Dentro de las mitocondrias, producimos energía.  La energía se obtiene quemando azúcar gracias al oxígeno. En este proceso de producción energética, el 1% del oxígeno utilizado, termina en forma de radical libre. Este radical libre es una molécula inestable y agresiva que perjudica el organismo.

Los únicos capaces de frenar el efecto del radical libre son los antioxidantes.  Los antioxidantes juegan un papel importante en esta neutralización. Actúan como imanes para los radicales.

Pero como comentábamos, el daño a las proteínas no sólo se debe en la oxidación, sino también a la pérdida de forma de estas, pues cuando se pierde su estructura se pierde su función. La clave para un envejecimiento activo, es encontrar un cóctel antioxidante y eficaz que nos ayude a prevenir y neutralizar no sólo de los radicales libres, si no también del daño causado a las proteínas.

Para proteger la degradación de las proteínas, no sólo son necesarias los antioxidantes ya que por sí solos estos no resuelven el problema de estabilidad de las proteínas.

Las chaperonas actúan como escudo protector para mantener la estabilidad de las proteínas

Los científicos han buscado la solución a la pérdida de capacidad de las proteínas para mantener su forma y estabilidad. Encontraron las moléculas llamadas chaperonas. Estas chaperonas pueden proteger a las proteínas contra la oxidación de los radicales libres uniéndose a ellas, formando un escudo protector. De esta manera estas moléculas ayudan a las proteínas a mantener su actividad óptima y su forma. Si las proteínas tienen una estructura correcta, es decir, no están plegadas, podrán realizar correctamente su trabajo.

 

Chronoshield, protegiendo tus células para retrasar el envejecimiento

¿Y cómo podemos prevenir el daño ocasionado a las proteínas y frenar la oxidación?

“El reto está en el momento; el tiempo es siempre ahora.” James Baldwin.

Los suplementos están destinados a ayudar a las personas a mantenerse saludables. Como bien comentábamos al principio, a fomentar un envejecimiento activo. Por este motivo, los científicos han buscado un producto que contribuya a ello. El nuevo complemento alimenticio, Chronoshield, combina los carotenoides más potentes para optimizar su efecto sinérgico.

Chronoshield es el único producto del mercado que ha demostrado ser eficaz de proteger a las proteínas de la oxidación, de la degradación y contribuye a mantener su forma, gracias a su mecanismo efecto chaperón. Protege a las proteínas del daño externo o del estrés causado por diversos agentes del medio ambiente.

El efecto chaperona del producto implica una unión directa de moléculas a proteínas. Esto consigue que las proteínas se estabilicen, mantengan su forma y estén protegidas del estrés y de la oxidación. Protege a las proteínas y sus sensibles aminoácidos del daño oxidativo.

Además de la protección proteica directa, Chronoshield tiene otros efectos positivos. Es un potente antioxidante que supera hasta 4 veces la eficacia de otros antioxidantes como el alfa tocoferol. Esta capacidad antioxidante protege y fomenta un envejecimiento activo.

 

Como podemos ayudar al envejecimiento activo

Para finalizar este post, queremos decir que el estilo de vida puede determinar el resultado de la salud y del bienestar. En definitiva, unos buenos hábitos favorecen el envejecimiento activo. Para ello es importante:

  • Una alimentación equilibrada y saludable es fundamental. No solo para mantener la energía, si no para el buen rendimiento, mantener un peso corporal saludable, prevenir enfermedades asociadas con la alimentación y favorecer un buen funcionamiento de nuestro cuerpo, órganos y vías metabólicas. Así mismo tener una buena hidratación es muy importante.
  • Realizar ejercicio y mantener una actividad diaria es importante. Es importante hacerlo de acuerdo con tu salud, edad e intereses. Por ejemplo, actividades ligeras como caminar, nadar, hacer yoga, muestran excelentes beneficios.
  • No consumir sustancias nocivas para el organismo como el alcohol o el tabaco.
  • Dormir y descansar bien. Esto contribuye a reparar las células y mejorar las funciones metabólicas.
  • Cuida tu cuerpo. Mantén una salud bucodental, cuida tu piel, vigila con el exceso de sol, etc.
  • Reduce el estrés y practica una actividad positiva ante la vida.
  • Mantén una mente activa.
  • Cuida tus relaciones de amistad y familiares.
  • Toma complementos dietéticos que contribuyan a mejorar tu envejecimiento activo. Consulta más información sobre Chronosield en: info@antiagingshop.es

Las prácticas saludables contribuyen a un envejecimiento activo. Es importante realizar un estilo de vida que nos haga envejecer saludablemente y realizar un plan de suplementación personalizado y detallado. El reto está en el momento, prevén los signos del envejecimiento ahora.

Miriam Barceló

Nutricionista / Dietista

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¡Hola!¿Cómo podemos ayudarte?