ENVÍOS GRATIS A partir de 20€ (Península)

El proceso del envejecimiento se puede retrasar

envejecimiento

El TA 65 se muestra como un poderoso aliado para el Antienvejecimiento

Del 5-7 de Octubre de este año, se celebró en Madrid el XVI congreso de la Sociedad Española de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad.

Destacamos la ponencia sobre el TA65 del Dr. Angel Durantez, Especialista en Medicina de la Educación Física y el Deporte y  Titulado en “Age Management Medicine” por la  CERF (Cenegenics Education and Research Foundation)- EEUU. Además de un amplio currículo y experiencia profesional, actualmente dirige su propio Centro en Madrid enfocado a la Medicina Antienvejecimiento.

Su ponencia se basó en estilo de vida para el mantenimiento de la longitud telomérica y los estudios realizados en TA65.

Es posible que os preguntéis que son los telómeros, pues bien son las porciones terminales del ADN. Igual que ocurre con los cordones de los zapatos que al final tienen una protección plastificada para evitar que se deshilachen, los telómeros protegen el material genético (ADN) de nuestras células. Así cada vez que nuestro cuerpo necesita regenerarse procede a crear nuevas células (durante la infancia se producen muchas nuevas células porque los niños crecen y a medida que envejecemos este ritmo de división celular disminuye), pero cuando nuevas células estas se producen pero a costa de que en cada división celular se pierde parte de este extremo terminal (telómeros) hasta el punto que cuando los telómeros ya son muy cortos la célula no se puede dividir más y muere. Éste es el motivo por el que envejecemos y cada vez hay menos posibilidades de que nuestras células se renueven, pues acaban muriendo.

Los telómeros actúan como un reloj biológico, y por tanto existe un factor condicionante en el proceso del envejecimiento biológico.

Por ejemplo en la Concepción nuestros telómeros tienen 15.000 pares de bases. Al nacer, las células del embrión se han dividido tantas veces que el telómero puede acabar con unos 10.000 pares de bases. Durante el resto de nuestras vidas  perdemos otros 5.000 pares de bases y cuando están en 3-5.000 la mayoría de nosotros ya estamos muertos.

Los telómeros cortos están asociados con la mayoría de enfermedades propias del envejecimiento. De hecho, se consideran  un marcador pronóstico del envejecimiento, la enfermedad y la morbilidad prematura. Conocer nuestra longitud telomérica puede ser un reflejo de nuestra edad biológica diferente a la edad cronológica, que viene marcada por nuestra fecha de nacimiento.

Lo que comemos, cómo lo comemos y la cantidad de alimento,   junto con el estilo de vida, pueden afectar significativamente nuestros telómeros,  impactando en la prolongación de la vida saludable. Una dieta baja en grasas, actividad física regular y reducción del estrés psicológico (por yoga,  meditación etc.)  mejora la actividad telomerasa (enzima encargada de reparar los telómeros).

Algunos nutrientes específicos proporcionan todos los elementos básicos necesarios para apoyar la salud de los telómeros y prolongar la vida útil. Éste es el caso de:

  • Folato
  • Vitamina B
  • Vitamina D
  • Vitamina E
  • Vitamina C
  • Zinc
  • Compuestos ricos en polifenoles como el resveratrol, extracto de semilla de uva y curcumina.

Varios alimentos como el atún, el salmón, el arenque, la caballa, las anchoas, el pez gato, el mero, las semillas de lino, las semillas de sésamo, el kiwi, las frambuesas negras, el té verde, el brócoli, los brotes, las uvas rojas. Estos alimentos combinados con un tipo de dieta mediterránea a base de frutas, verduras y granos enteros ayudaran a proteger nuestros extremos cromosómicos. Otros alimentos como por ejemplo la carne roja, aceleran el acortamiento telomérico frente a la carne blanca.

El ejercicio físico si no es extenuante (alto rendimiento), también es un factor de protección frente al acortamiento telomérico.

Frente a esta reflexión el Dr. Angel Durantez planteó otras opciones para mantener y/o alargar la longitud telomérica.  Comentó la existencia de un complemento alimenticio, el TA65 que ha sido estudiado en humanos. Las personas que han activado transitoriamente la enzima telomerasa con TA-65®, han observado mejoras estadísticamente significativas en su sistema inmunológico, densidad ósea y otros marcadores metabólicos importantes, como la disminución de la homocisteína.

También mencionó la existencia de una crema con el mismo principio Activo del TA65 que mejora de la piel a nivel celular reduciendo efectivamente las arrugas y pliegues faciales,  y aumentando el colágeno después de su uso durante 4 meses. También ayuda a eliminar los tonos de la piel descoloridos y manchados. En general, reduce los signos del envejecimiento visibles, proporciona protección antioxidante y  aumenta la firmeza y el tono de la piel.

Se hizo también Estudio  Randomizado, Doble-ciego, Placebo-Controlado que muestra alargamiento telomérico en 97 hombres y mujeres (53-87 años) en Barcelona durante  12 meses. Éste fue el primer estudio que mostró el alargamiento estadísticamente significativo ( p < 0,005 ) de los telómeros en los seres humanos.  Como era de esperar, el grupo placebo mostró una disminución en la longitud del telómero.

Este estudio mostró los efectos positivos tomando una cápsula de TA65 al día.

Se realizó otro estudio de 12 meses de duración, aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo con 38 pacientes diagnosticados con degeneración macular, hombres y mujeres (52-83 años de edad). Se observó una mejora en la función ocular (límite de sensibilidad de la retina a la luz)  según lo indicado por MAIA (Macular Integrity Assessment Device).

En conclusión, el TA65 ha demostrado ser un complemento alimenticio bueno para luchar contra la reducción de la longitud de los telómeros,  que es una de las causas más importantes del envejecimiento. La recomendación es que vaya acompañado de una dieta saludable y ejercicio físico,  pero si quieres seguir llevando una vida estresante, alimentación basura, no hacer ejercicio físico, no meditar, fumar, beber alcohol, no hay pastilla milagro que te rejuvenezca en estas condiciones.

Por ejemplo el Yoga y meditación mantienen la longitud de los telómeros en personas supervivientes de cáncer.

Un estudio controlado aleatorizado de 2015, publicado en la revista Cancer, descubrió que el yoga y la meditación mantienen la longitud de los telómeros en pacientes con cáncer de mama.

Investigadores de la Universidad de Calgary, Alberta, Canadá administraron un programa de yoga y meditación, terapia grupal de apoyo o un seminario de manejo del estrés de un día para 88 supervivientes de cáncer de mama. Todos los pacientes con cáncer sufrieron estrés emocional significativo después del tratamiento. Se tomaron muestras de sangre y se analizó  la longitud telómerica antes y después del estudio.

El grupo de yoga participó en sesiones semanales de yoga de 90 minutos durante 8 semanas. El grupo de yoga también practicó el programa yoga y meditación en casa. El grupo de apoyo participó en terapia grupal semanal de 90 minutos durante 3 meses.

Los investigadores encontraron que los participantes de la terapia de yoga y grupo de apoyo habían mantenido la longitud de sus telómeros. Sin embargo, el grupo del seminario había acortado los telómeros.

Así pues para mantenernos jóvenes, saludables y felices hemos de apoyarnos por un estilo de vida que integre el ejercicio físico no extenuante, alimentación equilibrada con mucha fruta y verdura, meditación y yoga para controlar el estrés y me gustaría añadir algo más y es que no debemos olvidar y es de tener buenas relaciones de calidad con amigos y familiares. Así pues la guinda que colmaría el pastel sería el TA65.