ENVÍOS GRATIS A partir de 20€ (Península)

El antienvejecimiento del sistema inmune, un nuevo enfoque basado en la longitud de los telómeros

Categorías:
Antienvejecimiento
featured172

La gripe y neumonía es la 5ª causa de muerte en adultos mayores de 65 años. La edad es el primer factor de riesgo de padecer cáncer, por encima de los factores de estilo de vida como el tabaco, exposición a toxinas etc…

El sistema inmune es el principal mecanismo de defensa de nuestro organismo y se encarga de protegernos frente cualquier agente o sustancia que pueda causarnos alguna enfermedad o infección.

El envejecimiento del sistema inmune o lo que también se denomina Inmunosenescencia, es el motivo por el que las personas mayores aún vacunándolas, por ejemplo contra la gripe, a veces se infectan y es porque su sistema inmune no ha creado una suficiente respuesta a la vacuna. También es el motivo, por el que existe una peor o más lenta recuperación cuando ocurren enfermedades infecciosas, también a la aparición de moléculas inflamatorias y patologías relacionadas como la osteoporosis, demencia, fibrosis (Franceschic 2000).

¿Hay algo que podamos hacer para mejorar nuestra inmunidad, aún envejeciendo de forma normal y no patológica? Sí, la activación de la telomerasa.

La telomerasa es una enzima que se encarga de reparar los telómeros y los telómeros son los extremos terminales de los cromosomas.

Para hacerlo más sencillo podemos poner un ejemplo, imaginemos que nuestro material genético está en un par de cordones como los de los zapatos.

Telómeros

Cada vez que nuestro organismo necesita fabricar una nueva célula la copia cogiendo la información que está escrita en los cordones. Al producirse esta acción, los cordones también se copian, pero el extremo terminal de estos tienen una porción (como el plástico final) que se va reduciendo, y cuando este plástico es demasiado corto la célula ya no se puede copiar.

Solo existe una esperanza para que esta célula se pueda volver a reproducir y siga viviendo para fabricar más células. Se trata de la telomerasa una enzima cuya función es reparar este plástico, y por lo tanto al mantenimiento de la longitud de los telómeros.

Parece sencillo pero no, porque la telomerasa está inactiva en la mayoría de las células a excepción de las células madre por ejemplo.

Si la telomerasa está inactiva, entonces la célula no puede repararse para seguir reproduciéndose, y este es el principal motivo por el que nuestro sistema inmune con el envejecimiento va perdiendo la capacidad de producir nuevas células para defenderse.

La solución está en activar la telomerasa.

En el caso de las células madre por ejemplo que están en la médula ósea, o en el tejido graso,…estas al contrario de las otras células del cuerpo envejecen más lentamente porque tienen activa la enzima telomerasa.

Existen ya a nuestro alcance activadores de la telomerasa que se pueden tomar como un complemento alimenticio.

Los telómeros son el reloj biológico del envejecimiento

Los órganos se deterioran a medida que más y más células mueren o entran en senescencia celular. Los telómeros acortados deterioran la función inmune que también podría aumentar la susceptibilidad al cáncer.

La longitud de los telómeros representa la edad biológica en comparación con la edad cronológica: Eisenberg DT.

El impacto del acortamiento de los telómeros

«Los telómeros cortos están asociados con un mayor riesgo de cáncer de vejiga, cabeza, cuello, pulmón y células renales»

Los gemelos con los telómeros más cortos tenían un riesgo tres veces mayor de muerte que sus gemelos con las mediciones más largas de telómeros

Volviendo al tema de la inmunidad

El sistema inmunológico está encargado de proteger al organismo contra la agresión de agentes patógenos (microorganismos; como bacterias, virus, parásitos y hongos) y elementos tóxicos (contaminantes ambientales y venenosos).

virus

Este sistema está formado por varios elementos como primera línea de defensa:

  • Barreras físicas como: la piel, las mucosas y las lágrimas que funcionan como barreras de protección.

  • Dentro de los componentes mayores: ganglios y vasos linfáticos, el bazo, el timo, la médula ósea, y los leucocitos que a su vez están formados por diferentes tipos de células entre los que destacan por su papel principal los linfocitos.

La combinación de los diferentes componentes del sistema inmune nos permite tener un mecanismo de vigilancia permanente en nuestro organismo. De esta manera, cuando algún patógeno entra en nuestro organismo, se ponen en marcha las células inmunitarias que circulan a través de la sangre y de los vasos linfáticos, generando un pequeño ejército de defensa capaz de dirigirse al sitio donde se encuentra el microorganismo patógeno para luchar contra él y eliminarlo.

Cuáles son los componentes del envejecimiento inmune?

  • Los intrínsecos: Envejecimiento de la médula ósea: las células madres óseas envejecen porque se acortan sus telómeros, por lo que empeora la producción de células. Por otro lado el timo se contrae y disminuye su función. Disminuye la producción de células nativas T (CD95-) (Fagoni 2000 Blood).

  • Las Extrínsecas: dependen del medio ambiente, el estrés psicológico crónico que aumenta los niveles de cortisol y disminuye la actividad de la telomerasa, esto se superpone a los factores intrínsecos  (EpelES Hormones 2009).

La exposición a patógenos:

como por ejemplo los virus:  Citomegalovirus CMV y Epstein Barr EBV.

Algunos virus no matan las células que infectan, pero en cambio alteran sus funciones. Algunas veces la célula infectada puede perder el control de su proceso normal de división y convertirse en una célula cancerosa. Algunos virus, como los virus del herpes y el VIH, dejan su material genético en la célula huésped, donde permanece inactivo durante largo tiempo (lo que se denomina infección latente). Cuando la célula sufre alguna alteración, el virus puede reanudar la replicación. Por eso cuando vemos que nos sale esa herida, se cura y se olvida, en realidad el virus permanece latente a la espera de las condiciones adecuadas para volver, porque  el sistema inmune puede perder su control sobre el virus cuando se enfrenta a nuevas amenazas microbianas, como cuando tiene que defenderse de otros invasores virales o bacterias.

Así ciertos virus como el Citomegalovirus son estresores inmunes crónicos

También el virus del Herpes siendo de la misma familia el EBV (Epstein Barr) y VZV (varicela), existe una prevalencia seropositiva (individuos que alguna vez se infectaron) entre 30-90% de las personas en países industrializados, un 30% ya a  los 10 años, después de los 10 años aumenta el % en un 1% cada año y a los 80 años el 90% son CMV+.

Las personas con CMV+ tienen de media una edad más elevada que los pacientes CMV-, es decir el envejecimiento incrementa la probabilidad de haberse infectado alguna vez con este virus, lo que incrementa el riesgo a la inmunosenescencia (envejecimiento del sistema inmune).

Es decir hay pocas personas que no se infecten alguna vez por este virus, la probabilidad aumenta cuantos más años tenemos, aunque algunos ya se infectan a los 10 años, pero en el momento que nos hemos infectado nuestro sistema inmune envejece más rápidamente. Las personas con CMV + sus células del timo se vuelven más viejas.

estudios y ciencia

En estudios realizados se ha mostrado como la ingesta oral de un activador de la telomerasa patentado, durante 9 meses, disminuyó de forma significativa el número de células senescentes T tanto en pacientes ancianos de ambos sexos CMV+ y CMV- aproximadamente lo equivalente a 16 años de envejecimiento inmune.

También se Incrementó de forma significativa el número de células nativas T en los mismos grupos por aproximadamente 20 años de envejecimiento inmune.

¡Eureka!, parece muy interesante este hecho que con un activador de la telomerasa podamos tener una herramienta antienvejecimiento del sistema inmune.

Estudios publicados de investigación clínicos en humanos, han mostrado que tomando un  activador de la telomerasa patentado, experimentaron mejora en ciertos biomarcadores del envejecimiento, incluyendo:

  • Disminución del porcentaje de los telómeros cortos

  • Un número saludable de neutrófilos en los sujetos CMV+

  • Un menor porcentaje de células senescentes citotóxicas T no funcionantes

  • De forma global un perfil inmune celular más joven.

  • Se observa también una reducción en la glucosa en ayunas y una mejora en la sensibilidad a la insulina.

  • Reducción en el colesterol total y LDL

  • Reducción en la presión arterial sistólica  y diastólica

  • Reducción en los niveles de homocisteína, un marcador clave de la inflamación cardiovascular

  • Incremento en la densidad mineral ósea.

 

Dra. Gloria Sabater

Estudios:

  • A Natural Product Telomerase Activator Lengthens Telomeres in Humans: A Randomized, Double Blind, and Placebo Controlled Study.  Salvador L, et al. Rejuvenation Res. 2016 Mar 30.

  • Evaluation of an oral telomerase activator for early age-related macular degeneration – a pilot study. Dow CT, Harley CB. Clin Ophthalmol. 2016 Jan 28;10:243-9.

  • Experimental increase in telomere length leads to faster feather regeneration.  Reichert S, Bize P, Arrivé M, Zahn S, Massemin S, Criscuolo F. Exp Gerontol. 2014  Apr; 52:36-8.

  • A natural product telomerase activator as part of a health maintenance program: metabolic and cardiovascular response. Harley CB, Liu W, Flom PL, Raffaele JM. Rejuvenation Res. 2013 Oct; 16(5):386-95.

  • Functional assessment of pharmacological telomerase activators in human T cells. Molgora B, Bateman R, Sweeney G, Finger D, Dimler T, Effros RB, Valenzuela HF. Cells. 2013 Jan 14;2(1):57-66.

  • The telomerase activator TA-65 elongates short telomeres and increases health span of adult/old mice without increasing cancer incidence. Bernardes de Jesus B, Schneeberger K, Vera E, Tejera A, Harley CB, Blasco MA. Aging Cell. 2011 Aug;10(4):604-21.

  • A natural product telomerase activator as part of a health maintenance program. Harley CB, Liu W, Blasco M, Vera E, Andrews WH, Briggs LA, Raffaele JM. Rejuvenation Res. 2011 Feb;14(1):45-56

  • Wu X et al. Telomere Dysfunction: A Potential Cancer Predisposition Factor (2003) J National Cancer Inst. 2003 Aug 20; 95(16)1211-18.  • Johansson, S et al. Telomere length predicts survival independent of genetic influences (2007) Aging Cell, 2007

  • Rudolph KL et al., Longevity, stress response, and cancer in aging telomerase-deficient mice. Cell.  5, 701-12. (1999).

  • Samper E et al. Restoration of telomerase activity rescues chromosomal instability and premature aging in Terc -/- mice with short telomeres. EMBO Rep. 2, 800-7 (2001).

 

Importante Información de Seguridad

Esta información (y cualquier material que la acompañe) no pretende reemplazar la atención o el consejo de un médico u otro profesional de la salud cualificado. Cualquier persona que desee emprender cualquier cambio en su dieta, fármaco, ejercicio u otro estilo de vida destinado a prevenir o tratar una enfermedad o afección específica, primero debe consultar y buscar la autorización de un médico u otro profesional de la salud calificado.

Se aconseja también antes de usar cualquier complemento alimentico que su médico compruebe que no existen interacciones de los medicamentos  que esté tomando con el estilo de vida incluyendo ingredientes alimentarios, plantas, especies etc… aconsejamos el uso del software de interpretación de farmacogenética G-nomic (www.eugenomic.com).

Los alimentos incluidos en los complementos alimenticios, no pretenden prevenir ni tratar ninguna enfermedad. Se recomienda una dieta variada y equilibrada, como un estilo de vida saludable.