fbpx

Control del estrés durante el confinamiento

Estrés

La situación de confinamiento y las incertidumbres pueden acentuar el estrés y el cansancio

El estrés es la respuesta del ser humano ante diferentes estímulos desde hace millones de años.

Cuando el hombre era cazador, ya vivía situaciones de estrés. En esa situación se daba en la lucha por la supervivencia o al huir de las fieras.

En la actualidad, los estímulos a los que nos enfrentamos son diferentes: sobrecarga laboral, responsabilidades familiares, entre otras. Una reciente, es la situación de confinamiento que estamos viviendo por el COVID- 19.

Sobre esta nueva situación de estrés y su control, nos vamos a centrar en este artículo.

Estrés durante el confinamiento

Existe un tipo de estrés positivo que sirve como mecanismo para resolver los problemas de la vida en determinados momentos.

Pero cuando el estrés se convierte en un mecanismo continuo y nos sobrepasa, pasa a ser algo negativo y dañino para la salud.

Esta época de confinamiento, puede ser gratificante para muchas personas. Ahora, podemos estar más tiempo en familia y disfrutar de algunos entretenimientos. Sin embargo, pasado un tiempo, puede resultar difícil. El hecho de mantener esa continua convivencia o sentirse mal por no poder socializar con otras personas.

Esto mismo ocurre, al no poder disfrutar de la naturaleza, de los rayos del sol, del aire puro, de los paseos en bicicleta, de la práctica de deporte al aire libre, entre otras.

Si el problema persiste y no se encuentran formas de manejar correctamente esta situación, se pueden generar momentos de tensión o de estrés negativo.

Un ejemplo podría ser, los problemas que en pareja. Se ha dado casos en que, con el confinamiento, salen a la luz al estar más tiempo juntos. Esto se ha podido ver en el aumento del número de divorcios en China. Actualmente, hasta tienen lista de espera de tres semanas.

Otro tema que puede ser crítico es el quedarse sin trabajo y no poder llevar el sustento a casa.  O haber sufrido la aplicación de un ERTE por parte de la empresa, con incertidumbre respecto al futuro laboral.

Y que decir de los que, desgraciadamente, tienen algún familiar en el hospital o que ha fallecido.

Y los que se exponen de cerca al virus, como es el caso de los trabajadores sanitarios, quienes ayudan en la lucha por sobrevivir en esta situación inesperada y carente de muchas explicaciones lógicas.

Controlar el estrés durante el confinamiento

Es ahora cuando resulta muy útil hacer uso de la resiliencia, para saber adaptarse de forma positiva ante esta nueva situación.

Las técnicas de relajación e incluso la práctica de deporte en el propio hogar pueden ser elementos positivos para controlar el estrés.

Alimentos ricos en omega-3

Así como una buena alimentación, rica en nutrientes para el cerebro.

Y también  la toma de algún complemento alimenticio, puede ayudar a afrontar mejor este tipo de situaciones.

Nutrientes en situación de estrés

Existen vitaminas que contribuyen a combatir el estrés y a evitar la fatiga, de esta forma no se llega a tener un decaimiento extremo, como consecuencia de lo que cada persona va viviendo.

Las vitaminas que resultan favorables para estas circunstancias son las pertenecientes al complejo B.

Por ejemplo: pueden ayudar a disminuir el cansancio y la fatiga las vitaminas B2 (riboflavina), B3 (niacina), B5, B6 (piridoxina), B9 (ácido fólico) y B12 (cobalamina).

Las anteriormente mencionadas más las vitaminas B1 (tiamina) y B8 (biotina)favorecen el correcto funcionamiento del sistema nervioso.

Cabe destacar que la vitamina B5 (ácido pantoténico) es necesaria para un rendimiento intelectual normal.

Pero como hemos comentado, muchas de estas situaciones afectan nuestra función psicológica, y por ello para su mantenimiento en condiciones normales puede ser un buen apoyo el consumo de algunas vitaminas del complejo B.

Hay que pensar que por tratarse de estrés emocional, es necesario que las neuronas puedan conectarse correctamente y así, fluyan los pensamientos y reacciones de respuesta adecuada, ante una situación determinada.

Porque el estrés puede hacer que este proceso se bloquee y no permita pensar con claridad. Lo que a su vez genera mucho cansancio mental.

omega-3

Ácidos grasos Omega-3

Otro de los nutrientes que puede ser beneficioso para ayudar a reducir el estrés son los ácidos grasos Omega-3.

No solo son buenos para la función cardiovascular, sino también, contribuyen al funcionamiento normal del cerebro y a la sinapsis neuronal, sobre todo, el DHA (ácido docosahexaenoico).

En este caso, es importante que los ácidos grasos hayan seguido un proceso de extracción en frío y se encuentren en forma de triglicéridos.

Y aporten una alta concentración de DHA (76%).

La toma de estos nutrientes resulta interesante para ayudar a controlar el estrés.

Pueden encontrarse fórmulas que incluyan ambos nutrientes en un único complemento alimenticio, como es el caso de Active Stress Control.

El cual puede ser un aliado perfecto para que, además de nutridos, estemos fortalecidos para luchar en situaciones en las que sea necesario controlar el estrés, como el confinamiento  por el COVID-19.

 

Dra. Gloria Sabater

Dra. en Farmacia.

Master en Medicina Antienvejecimiento.

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¡Hola!¿Cómo podemos ayudarte?