Complementos alimenticios: qué son y porqué consumirlos

¿Alguna vez has pensado en consumir 45 naranjas en un día? ¿O tal vez 15 pimientos crudos? Pues estas serían las cantidades aproximadas de alimentos que deberías tomar en caso de querer lograr concentraciones útiles de vitamina C en tu organismo. Todo eso si es que consiguieras pillar las naranjas o los pimientos recién cosechados en alguna huerta. En el siguiente artículo trataremos de despejar algunas dudas acerca de los complementos alimenticios: qué son, para quiénes, cuáles consumir y en qué cantidades consumirlos.

Recuerda siempre acudir a un profesional de salud para consultar acerca de estos temas o a nosotros mismos para asesoramiento. ¿Preparados? Aquí vamos.

 

¿Qué son los complementos alimenticios?

 Los complementos alimenticios son justamente un aporte extra de nutrientes que normalmente no encontrarías en los alimentos que cotidianamente consumes.  

Según la DIRECTIVA 2002/46/CE DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO, los complementos alimenticios se definen como productos alimenticios cuyo fin es complementar la dieta normal y consistentes en fuentes concentradas de nutrientes o de otras sustancias que tengan un efecto nutricional o fisiológico, en forma simple o combinada, comercializados en forma dosificada. Es decir cápsulas, pastillas, tabletas, píldoras y otras formas similares, bolsitas de polvos, ampollas de líquido, botellas con cuentagotas y otras formas similares de líquidos y polvos que deben tomarse en pequeñas cantidades unitarias.

https://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/TXT/PDF/?uri=CELEX:32002L0046&from=ES

 

¿Para quiénes?

Generalmente los complementos alimenticios se indican en aquellas personas que, por alguna situación –desnutrición, enfermedades, estados especiales como el embarazo-, requieran un aporte extra de nutrientes específicos. Pero, según una medición realizada, en Estados Unidos, (https://academic.oup.com/jn/article/141/2/261/4743341) la mitad o dos tercios de los adultos estadounidenses utilizaban complementos nutricionales al momento de la encuesta, y la evidencia sugiere que este uso era para desarrollar un estilo de vida más saludable. Los usuarios de complementos nutricionales tienden, en promedio, a contar con una educación superior y a tener ingresos un poco más altos que los no consumidores de estos productos. Estos factores pueden contribuir en la concienciación sobre la salud. El uso de complementos alimenticios también tiende a ser más prevalente entre las mujeres que entre los hombres, y la prevalencia del uso aumenta con la edad tanto en hombres como en mujeres. Numerosas encuestas documentan que los usuarios de estos complementos tienen una probabilidad significativamente mayor que los no consumidores, de tener patrones dietéticos algo mejores, hacer ejercicio con regularidad, mantener un peso saludable y evitar el tabaco.

Pero lo que comenzó como un esnobismo -hace ya varios años-, en algunas partes se ha convertido en una necesidad. Y esto es debido a que con el empleo de sistemas de agricultura intensiva, gran parte de los nutrientes que las plantas absorben del suelo, han sido agotados, y los recursos no se encuentran en las mismas cantidades que en otras épocas.

El hecho del empleo de la agricultura intensiva puede tener dos lecturas. Por un lado, si no fuera por el empleo de este tipo de tecnología, la teoría de Thomas Malthus acerca de la escasez de alimentos en consideración con el crecimiento exponencial de la población mundial titulada -“Ensayo sobre el principio de población”-  sería una realidad.

Pero por otro lado, el empleo de técnicas que solucionaron el problema anterior, hizo que los alimentos no contengan, hoy día, las mismas cantidades de nutrientes que en otros tiempos.

http://www.fao.org/news/story/es/item/357165/icode/

 

¿Cuáles consumir?

complementos

Los complementos alimenticios no deben consumirse al azar, sino que se debería realizar una analítica completa que nos diga cuales son las deficiencias de acuerdo a la edad, alimentación y actividades realizadas por la persona interesada.

Pero en general esto no sucede. La mayoría de la población acude a farmacias y parafarmacias para adquirir complementos que prometen beneficios casi mágicos, con dosis que figuran en las etiquetas donde, en muchas ocasiones, eso y nada es lo mismo. Y es que existe una sustancial diferencia entre lo que se debe consumir según los reglamentos para evitar enfermedades por déficit y las cantidades que son realmente útiles.

Veamos algunos ejemplos prácticos a continuación.

 

Selenio

El selenio es un elemento metaloide dentro de la Tabla Periódica que actúa como micronutriente en el organismo. Actualmente se están realizando estudios que demuestran que los suelos de varias regiones europeas, padecerían de agotamiento de selenio en forma crónica. Tal agotamiento podría estar relacionado a una cadena de acontecimientos pero que tendría que ver con el uso intensivo del suelo y el consiguiente cambio climático, que lavaría la tierra de forma precipitada.
https://www.eawag.ch/en/news-agenda/news-portal/news-detail/klimawandel-verstaerkt-selenmangel/?tx_news_pi1%5Bcontroller%5D=News&tx_news_pi1%5Baction%5D=detail&cHash=85c18f71686bffe68d32fdac35f5a635

El selenio actúa en diferentes procesos biológicos dentro de nuestro organismo. La vía comienza al ser absorbido por las plantas desde el suelo en un proceso que convierte a este micronutriente en una forma orgánica capaz de ser utilizada por el cuerpo humano. Se requieren cantidades variables según la edad de la persona, pero para los adultos hablaremos de aproximadamente 75mcg al día.

El selenio integra proteínas, llamadas selenoproteínas; éstas actúan como mecanismo defensivo contra el estrés oxidativo, regulan la función tiroidea y el estado redox de la vitamina C y otras moléculas. Hay dos formas tisulares de selenio: selenometionina y selenocisteína; la segunda es la responsable de la actividad biológica del micronutriente. Para la suplementación oral es decir para los complementos alimenticios y para el enriquecimiento de los alimentos, se suelen usar varias formas  como el selenato, el selenito, la seleniometionina con buena biodisponibilidad.

http://revistatiroides.com.ar/Revistas/18/RevGlan-Art8-6.pdf

 

Vitamina C

También hemos hablado en diferentes oportunidades en este blog acerca de la importancia de la vitamina C. Esta vitamina goza de mucha popularidad y con sobradas razones. Recordemos que el hombre es uno de los pocos mamíferos que no puede sintetizar vitamina C en su hígado. La razón detrás de esto se da en el último paso de la conversión de L-gulono-g-lactona en ácido ascórbico, que está catalizada por la enzima gulonolactona oxidasa, ausente en nuestro metabolismo.

Dentro de las incontables propiedades de la vitamina C, encontraron que se emplea como cosustrato de la peptidilprolilhidroxilasa, una enzima que cataliza la reacción que convierte la prolina en hidroxiprolina. (https://nyaspubs.onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/j.1749-6632.1975.tb29287.x?sid=nlm%3Apubmed)

Esta hidroxilación forma parte esencial para el correcto plegamiento de las alfa hélices del colágeno y poder transformarlas en la gran superhélice. La falta de vitamina C produce formación incorrecta de colágeno. Además, es un fuerte agente reductor y antioxidante, importante para prevenir los efectos dañinos de los radicales libres. La vitamina C es un cofactor enzimático para muchas reacciones bioquímicas, especialmente las que involucran oxidaciones, como la síntesis de hidroxiprolina a partir de prolina para la biosíntesis de colágeno, monooxigenasas, dioxigenasas y oxigenasas de función mixta. Es importante en la síntesis y estabilización de neurotransmisores como la dopamina, un neurotransmisor que favorece el aprendizaje y la memoria, la motivación y la recompensa ante estímulos placenteros. También la vitamina C es necesaria para la síntesis de carnitina, considerada esencial en el metabolismo mitocondrial,  y aumenta la absorción gastrointestinal de hierro no hemo por reducción de hierro férrico a ferroso.

Las cantidades que se sugieren para un correcto funcionamiento es de 1 g al día separado en dos dosis de 500 mg porque al ser una vitamina hidrosoluble tomando dosis de 1g eliminaríamos la mitad por la orina. Sin embargo, las dosis diarias recomendadas suelen ser más bajas, pueden ir de 90-155 mg/día en adultos según la situación.

Otro tema que actualmente ocupa los titulares de incontables estudios científicos y publicaciones es la vitamina D. Es que, como ya hemos comentado en este artículo es de primordial importancia a la hora de fortalecer el sistema inmunológico.

 

¿En qué cantidades?

complementos

Poco se puede saber sin tener más información sobre la situación de cada uno si la causante de determinada patología es la carencia de determinada vitamina o micronutriente. Es por eso que desde AntiagingShop sugerimos realizar analíticas ya sean bioquímicas y/o genéticas para poder predecir qué tipo de vitaminas o minerales son más necesarios para cada persona. Estas determinaciones nos servirán para abordar conductas terapéuticas que posean rigor científico y pruebas demostrables con tecnología de última generación. Para nuestras determinaciones confiamos los resultados a https://www.eugenomic.com/es/

Seguramente han quedado muchas incógnitas respecto a este apasionante tema de los complementos alimenticios. Y no quisiéramos finalizar este artículo con la idea de que los complementos se limitan a vitaminas y micronutrientes, porque el abanico es mucho más amplio. Pero sería casi imposible realizar una descripción detallada –como nos gusta- acerca de las propiedades, beneficios, alteraciones debidos a carencias, que  conllevan. Es por eso que te invitamos a visitar nuestro local de Vía Augusta, 48 en la ciudad de Barcelona y te alentamos a escribirnos con tus dudas a info@antiagingshop.es o bien completando el formulario que aparece en nuestro sitio web. ¡Hasta el próximo encuentro!

× ¡Hola!¿Cómo podemos ayudarte?